Parece que fue ayer cuando, tras darle muchas vueltas imaginándome todo lo que iba a implicar, tomé la decisión de lanzarme y abrir este blog. Y de hecho, lo cierto es que aunque no iba muy desencaminada sobre el tiempo y el trabajo que iba a tener que invertir para sacarlo adelante periódicamente, lo que de verdad estaba subestimando era todas las cosas buenas que iba a traerme, hasta el punto de haberme encontrado pensando más de una vez… “¿por qué no lo abriría antes?”.

Processed with VSCO with h3 preset

Es verdad, tener un blog y ocuparse de seleccionar los contenidos, escribir los posts, corregirlos, y tomar las fotografías necesarias para complementar los textos, implica una gran inversión de tiempo y esfuerzo. Pero cuando uno no se desanima ni se agota, y sigue adelante a pesar de las dificultades que surjan o los periodos de menos inspiración, la recompensa es increíble.

Por eso, hoy en el blog te explico de forma real y honesta 5 lecciones que he aprendido en el primer año de mi blog, y hago una pequeña despedida.

Un secreto: Diviértete, se nota

Siempre he sido una lectora incansable de blogs, y después de tantos años observando cómo los demás creaban sus propios contenidos, y después de llevar a cabo ese trabajo de forma constante durante un año, me he dado cuenta de que una de las claves más importantes para que el resultado sea atractivo y magnético es que quien está del otro lado lo esté disfrutando, que se lo esté pasando bien, que lo haga con interés y con cariño.

Por eso, si en algún momento pierdes la ilusión por tu blog (tranquila, en la vida todo son etapas y es probable que esta también llegue con tu blog), experimenta con secciones nuevas, habla de lo que te apasiona, o comparte tus últimos descubrimientos: refresca su contenido. Para ti dejará de ser una tarea tediosa que haces por obligación de forma automática, y conseguirás reconectar con tu público envolviéndoles porque percibirán ese gusto y esa pasión en cada una de tus palabras.

Gema Espinosa Rubirroja 5 lecciones que aprendí con el primer año de mi blog .jpg

Una lección: Es un verdadero trabajo

Lo confieso: desde fuera siempre había pensado que cualquiera podría ser blogger. Pero desde que incluí esta disciplina entre mis trabajos semanales, y empecé a hacerlo de forma periódica una semana tras otra, me di cuenta de lo agotador que podría llegar a resultar y lo sacrificado que es a veces.

No has encontrado el momento de escribir el próximo post en una semana complicada y te encuentras el mismo día de tu cita semanal de madrugada frente al ordenador mientras todos duermen, terminas haciendo las fotos del post durante el fin de semana o cuando estás de vacaciones mientras los demás descansan, no sabes de qué hablar y te agobia pensar que no se te ocurrirá nada que pueda interesarle a tu audiencia… son situaciones que en ocasiones, y pese a la planificación, no pueden evitarse.

Gema Espinosa Rubirroja 5 lecciones que aprendí con el primer año de mi blog 4

Por eso, mi forma de ver a los bloggers profesionales ha cambiado radicalmente y a día de hoy valoro muchísimo el esfuerzo que hacen a todos los niveles. Sin duda, es un verdadero trabajo.

La mayor recompensa: Tus lectores

Aunque sacar adelante un blog semana tras semana de forma periódica puede llegar a ser agotador en ocasiones, el verdadero combustible para no cansarse, y el verdadero sentido de todo el esfuerzo son, sin duda, tus lectores.

Gema Espinosa Rubirroja 5 lecciones que aprendí con el primer año de mi blog 5.jpg

Sus visitas, sus comentarios, su implicación, su participación… son la mayor recompensa a todo el trabajo que implica haber sacado adelante un post. Tus lectores son lo más preciado de tu blog, así que agradéceles que inviertan su preciado tiempo en leerte y en interactuar contigo prestándoles atención, respondiendo a sus preguntas, y ayudándoles con lo que necesiten.

Un truco: El cuaderno de temas

La falta de inspiración es un problema real cuando actualizas un blog semana tras semana. A veces se te ocurren mil cosas interesantes de las que hablar, y en cambio otras no hay manera de que se te pase por la mente siquiera una. ¿La solución? El cuaderno de temas.

6 - Mooi Magazine - We are Northern (optimizada web)

Busca un cuaderno pequeño que siempre puedas llevar contigo, o abre un archivo de nota en tu móvil o tablet, y apunta en él absolutamente todas las ideas sobre las que piensas que podrías desarrollar un post interesante, incluso si se salen de lo habitual, porque puede que más adelante logres encontrar una manera de conectar ese tema con el hilo central de tu blog.

Pruébalo, te aseguro que funciona.

Imprescindible – Formación

La formación en un blogger es imprescindible. Imprescindible porque así uno está más preparado para ir sorteando las dificultades que surgen, para hacer frente a nuevos retos, y, por supuesto, para conseguir la sensación de logro derivada de crecer y avanzar.

Es verdad que a día de hoy no hay enseñanzas regladas para ayudarnos a ejercer esta profesión, pero sí existen multitud de recursos interesantes de los que nutrirse para seguir mejorando todo tipo de facetas directa o indirectamente relacionadas con tu blog. Porque implementar técnicas de copywriting en nuestros posts es importante, pero también asegurarnos de que todo está en regla a nivel legal, que le sacamos el máximo partido a nuestras redes sociales, o que el diseño de nuestro blog es funcional y cómodo para sus lectores.

Gema Espinosa Rubirroja 5 lecciones que aprendí con el primer año de mi blog 2.jpg

En mi caso personal, me ha sido de mucha ayuda participar de varios cursos de Hello Creatividad de los que ya os hablaré más adelante en profundidad. La cuestión es que aunque por supuesto me ha parecido importante hacer la primera parte del curso de blogging, para mí también ha sido muy importante invertir tiempo en aprender nuevas técnicas de vídeo gracias a Hello VideoStory, a buscar nuevas formas de mirar gracias a “Un paseo por lo invisible“, o a redescubrir mis talentos junto a Miss Winter. ¿El motivo? A veces es necesario darle un poco de cancha a nuestra inspiración para que se refresque, y este tipo de formación es como un soplo de aire fresco para nuestra mente, además, por supuesto, de hacernos aprender cosas nuevas que podrán resultarnos muy útiles. Además, espero poder participar del próximo Hello Blogging Pro que comienza el 4 de abril, así que si también participáis de él… ¡nos veremos en clase!

Y hasta aquí mis cinco lecciones basadas en mi propia experiencia en este primer año de vida del blog. Así que ha llegado el momento de la despedida de la que te hablaba al principio. Despedida, por cierto, ¡que viene acompañada de mariposas en el estómago y aires de cambio!

Durante las últimas semanas he estado trabajando en una nueva identidad corporativa y, además de esto, durante las próximas… ¡vamos a trabajar en un nuevo diseño para la web! Y yo estoy aquí, del otro lado teclea que te teclea, preparando nuevos contenidos, nuevas secciones, muchas sorpresas, y… ¡varios regalitos para celebrarlo por todo lo alto!

Por ese motivo el blog no estará activo durante el mes de abril, pero sí tendremos algunas sorpresas importantes durante estas semanas, así que si seguimos en contacto a través de Facebook, Twitter, Snapchat, y por supuesto a través Instagram… ¡podré contarte todos los detalles!

Además, si quieres ser el primero en conocer las últimas noticias, puedes dejarme tus datos en el formulario que encontrarás a continuación para recibir la primera newsletter con todas las sorpresas y novedades:

Mil millones de gracias por haberme leído durante este año, y… ¡nos leemos muy, muy pronto de nuevo!

 

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar