En las etapas iniciales de cualquier proyecto creativo, una de las primeras cosas que hay que hacer es buscar inspiración, ordenar las ideas, y marcar un punto de partida desde el que empezar a desarrollarlo.

Este proceso forma parte del día a día de profesionales tan diversos como diseñadores de moda, editores, fotógrafos, o arquitectos, y aunque existen diversas técnicas para buscar la inspiración y ordenarla de forma práctica, una de mis preferidas es la creación de mood boards.

Pero, ¿te habías planteado alguna vez que un mood board pueda ser algo más que una herramienta en el proceso creativo para convertirse en algo mucho más especial y personal? Hoy abordaremos este tema para llenar el lunes de inspiración.

Crea tu propio Mood Board Gema Espinosa Rubirroja

La traducción literal de mood board podría ser algo así como “tablero de ambiente o tendencias“, aunque el concepto mood esté también estrechamente relacionado con la idea de “humor” o la mezcla de sensaciones y emociones que puede transmitir algo. Así que, a grandes rasgos, podríamos decir que un mood board es un collage digital o físico que recopila imágenes o ideas en torno a un tema y que, en conjunto, logra transmitir un concepto, una idea, una emoción, o el espíritu de un proyecto normalmente en sus etapas iniciales. De esta manera, cuando nos cuesta transmitir una idea o concepto con palabras, el mood board es una manera muy fluida e intuitiva de combinar diferentes que conceptos presentándolos de una manera sencilla y visual que logra despertar nuestra inspiración y creatividad. Y, precisamente por este motivo, la utilidad de este tipo de tableros va mucho más allá de lo profesional a la hora de desarrollar proyectos creativos, y puede llegar a convertirse en una pieza clave de nuestro día a día. ¿De qué manera?

Como comentábamos, una de las características más importantes de los mood boards, tanto en su versión digital como en la física, es que son muy visuales. La suma de los diferentes elementos puede conseguir transportarnos a otro lugar, despertar en nosotros un sentimiento o una emoción, invitarnos a soñar despiertos, o incluso hacernos “visualizar” metas u objetivos que nos hayamos propuesto alcanzar en el futuro, acercándonos a ellos y, de alguna manera, haciéndolos un poco más reales para nosotros.

Por eso, a la hora de pensar en desarrollar nuestro mood board personal, lo primero que deberíamos de pensar es  qué es lo que queremos plasmar en él, o qué sentimiento o sensación queremos despertar en nosotros cuando lo veamos. Quizá nos gustaría hacer un viaje en el futuro, y mientras que vamos ahorrando para poder llevarlo a cabo o vamos haciendo los preparativos necesarios, quizá podríamos buscar fotografías de algunos de los lugares que nos gustaría visitar para tenerlos siempre en mente y despertar en nosotros una sensación de emoción e ilusión cuando los veamos. O puede que quizá tengamos algún proyecto importante en mente para el futuro que nos gustaría hacer realidad algún día como mudarnos de casa, cambiar de trabajo, o ampliar la familia, así que, ¿por qué no empezar a recopilar algunas ideas en nuestro mood board que nos ayuden a visualizar nuestras metas? Así, cuando en alguna ocasión no todo salga como habíamos planeado y nos paremos a observarlo, recordaremos de un vistazo por qué vale la pena seguir esforzándose por alcanzar nuestras metas, y renovaremos nuestras energías e ilusión.

Crea tu propio Mood Board 4 Gema Espinosa Rubirroja

Suena bien, ¿verdad? Así que ahora toca ponernos manos a la obra, y para eso vamos a repasar juntos algunas ideas que nos facilitarán el proceso:

– En el caso de los mood boards digitales, algunas opciones interesantes que nos facilitan el trabajo es crear un tablero en Pinterest con un tema y dejar volar nuestra mente añadiendo imágenes que nos sugieran o inspiren sobre la idea central. Este proceso es muy sencillo y divertido, pero en ocasiones quizá el resultado final resulte poco personal.

– También podríamos hacer un collage digital combinando imágenes propias y otras que hayamos ido recopilando con Picmonkey o Pixlr. Quizás esto sea buena idea para llevar siempre con nosotros el mood board resultante en nuestro portátil, móvil o tablet.

–  ¿Te atreves con un mood board físico? En este caso, además de buscar imágenes que te inspiren e imprimirlas o recortarlas de revistas, puedes incluir pequeños detalles que hayas ido recopilando con el tiempo y que signifiquen algo para ti: fotografías antiguas, el resguardo de un billete de avión, alguna lámina con un texto que te inspire o te motive, flores u hojas secas, alguna nota o dibujo  de alguien especial que guardes con cariño, la entrada de algún concierto…¡las posibilidades son infinitas!

– Además, aunque los mood boards pueden ser un elemento de decoración muy interesante si tenemos un lugar a la vista para ellos en nuestra casa o en nuestro lugar de trabajo si fijamos las imágenes con un poco de washi tape o blu-tack, siempre podemos llevar nuestro “mini mood board” a mano de una manera más discreta en el interior de nuestra agenda o incluso en nuestra cartera.

¿Necesitas un poco de inspiración? Puedes consultar la recopilación de mood boards que he hecho en Pinterest.

Mood board

De esta manera, como hemos visto hoy, el proceso de creación de un mood board personal es algo muy sencillo, divertido, y sobre todo enriquecedor, ya que en ocasiones puede convertirse en un excelente recordatorio de qué es lo realmente importante para nosotros, qué queremos conseguir en el futuro, e incluso puede ser una gran fuente de inspiración y motivación en los días en los que no todo funciona como habíamos planeado.

Además, como sé que a veces puede ser un poco difícil crear nuestro primer tablero porque no sabemos muy bien por dónde empezar, a continuación tenéis un descargable que he preparado para vosotros y que quizá pueda servir como primera pieza de vuestro mood board personal, para lo que simplemente tendréis que clicar con el botón derecho del ratón y escoger “Guardar imagen como…” :

Crea tu propio Mood Board - Gema Espinosa - Rubirroja - Descargable Breathe bajo licencia CC BY NC ND

Sentíos libres de compartirlo, imprimirlo, utilizarlo en vuestros collages digitales, e incluso por sus proporciones, usarlo como fondo de pantalla para el móvil…¡es todo vuestro!

Y por supuesto, si queréis mostrarme vuestros mood boards vía Facebook, Twitter, o Instagram, podéis hacerlo bajo el hashtag #RubirrojaBlog… ¡me encantaría verlos!

¡Nos leemos el próximo lunes!

 

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar